Curso rápido de música celta

The Andes Highlanders Pipe Band | Breogán | Tara | Banda Celta Danzante
Centro Cultural de Las Condes, sábado 20 de marzo
$3.000

Luis Felipe Saavedra

Existe, desde hace tiempo, una viva escena de música celta en Chile, cuyo principal centro de operaciones es el pub irlandés Flannery's de Las Condes. Allí se reúnen semanalmente los cultores de música de las naciones de Escocia, Asturias, Gales, Irlanda o Galicia y los amantes de la buena cerveza y allí mismo, por duodécimo año, se concentraron los festejos del día de San Patricio –St. Patrick's para los originales–, patrono de Irlanda. Desde el miércoles, día del onomástico en cuestión, hasta el sábado, buena parte de los conjuntos musicales y grupos de danza animaron regadas noches de jolgorio, terminando en un encuentro de carácter "familiar", como se encargó de insistir el animador del encuentro, en el Centro Cultural de Las Condes.

Tan familiar fue que los parientes de cada uno de los cientos de músicos y danzantes que se subieron al escenario del jardín del centro cultural, desde infantes hasta veteranos, estaban presentes, superando por mucho la capacidad estimada por los organizadores, los mismos del pub Flannery's. Y "familiar" fue la celebración porque, además de que lo recaudado iba en beneficio de las víctimas del terremoto, salvo un puesto de minúsculas muestras gratis de Carlsberg y ese colemono irlandés llamado Irish cream no había cómo conseguir cerveza, vital elemento del St. Patrick's day y de nuestra cultura, por cierto. Así, con la boca seca y los oídos bien abiertos, justo a la hora señalada –puntualidad escocesa, pudimos notar– se acercan marchando hasta el escenario los Andes Highlanders Pipe Band (en la foto), uno de los grupos cultores de la música escocesa más antiguos en Chile.

Copan el escenario seis pipers (gaiteros) y cuatro drummers (percusionistas), cuyo drum sergeant dibuja en el aire, entre cada golpe rítmico, solemnes movimientos como los de los guaripolas locales, mientras los dos snare drummers (que tocan la caja) quiebran las melodías de las permanentes y envolventes gaitas y las dancers realizan gráciles coreografías a saltitos,  exhibiendo sus hermosos tartanes (vestimenta hecha de lo que acá se conoce como "tela escocesa") durante quince minutos, para volver por donde llegaron entre aplausos.

La muestra continúa con danzas irlandesas de alumnos de la academia de Sandra Claren, que alternan entre hard shoes (zapateo) y soft shoes (zapatillas), en bailes de una sola niña, en parejas o grupos con vistosas y variadas vestimentas, mientras el conjunto Tara ejecuta canciones tradicionales irlandesas –antecedente del country norteamericano– y hacen sonar instrumentos como fiddle (violín), bouzouki, bodhran, acordeón y teclado, entre adaptaciones y dudosas fusiones propias, que incluso permiten un fragmento de "Luchín", de Víctor Jara, dedicado a los niños muertos por el reciente maremoto.

Muy similar a los bailes anteriores, un importante contingente de alumnos de la academia de danzas celtas irlandesas de Clarisa Rakos realiza extensos y coordinados zapateos, se toman de las manos y hasta se desafían, vestidos a la usanza europea de 1900, a una divertida competencia entre bandos. Lo que sí cambia notoriamente es que la música para el baile la ejecuta Breogán, noneto que rescata folclore celta y lo fusiona con otros ritmos e intensidades. Ya sin bailarines, la música de Breogán suena ensoñadora y pastoril cuando las dos cantantes son protagonistas o energética y hasta jazzy en pasajes instrumentales comandados por la flauta traversa y violín. Lo lamentable es que su repertorio debe acortarse a la mitad por necesidades de la producción, agravio que los mismos músicos denuncian sin ocultar su enojo, y que el animador justifica porque se trata de un evento familiar y "está haciendo frío". Para los que quedaron con ganas, la buena noticia es que la banda dispuso en Internet su demo Marea alta, que se puede descargar desde este link.

Al finalizar, y advirtiendo que tocarán un cuarto de lo que prepararon, Banda Celta Danzante demuestra por qué son uno de los grupos con mayor experiencia y trayectoria de la fusión celta local. Con un disco editado en 2005 por el sello Mundovivo y otro lanzado en enero pasado de manera independiente –Itinerante–,  este quinteto suena compacto e inspirado, ya que además de folclore celta aparecen giros hacia música gitana y otros ritmos europeos, sin necesidad de incluir instrumentos eléctricos a su formación. Como tienen que irse pronto, presentan a un amigo irlandés de paso por Chile, quien interpreta con guitarra y voz la tradicional y chistosa "The raggle taggle gypsies, O", acompañado con respeto y tino por el grupo.

Banda Celta Danzante toca los segundos viernes de cada mes en el pub Flannery’s, y es en esa atmósfera acogedora, con una pinta de cerveza entre amigos jubilosos, la mejor manera no sólo de escuchar su música, sino que también de empaparse de la cultura que hoy se celebró de manera opaca. De cualquier modo, en un par de horas asistimos a un curso rápido de baile y música celta.

 www.myspace.com/breoganmc

www.myspace.com/bandaceltadanzante

<< Volver